Posteado por: d3n1553 | noviembre 25, 2017

“Solo quiero eso y ya”

Soy una malcriada.

La verdad pocas veces en la vida he sufrido por no cubrir mis necesidades básicas. No soy el ejemplo de persona que sufrió para conseguir todo lo que tiene. He disfrutado de un sin fin de cosas que han sido regalos y oportunidades fáciles + un poco de suerte. Parece una receta para una persona completamente perezosa, sin embargo, quién sabe por qué, tengo una pasión interna por crear cosas, historias y dibujar. Es de las cosas que verdaderamente me caracterizan y no puedo decir que fue un gusto que me robé de alguien más. Simplemente amo dibujar e inventar historias. Quizás las miles de horas que he pasado frente a la tele en mi infancia tengan algo que ver.

Juntamos ambas cualidades y lo que resulta es una persona que se pone muchas excusas -procrastina- en exceso con excusas materiales.

Es decir, mis excusas por años de no producir más dibujos o más arte es “no tengo las herramientas necesarias” o “no me siento cómoda”.

Justo en este momento estoy pensando en 3 excusas:

  • Pierdo mucho tiempo lavando mi ropa. Necesito una lavadora. Con más tiempo, podría dibujar más.
  • No me siento cómoda dibujando en mi Wacom Intous Pro, quiero una Cintiq. Simplemente no se siente bien dibujar así.
  • No tengo un monitor de 27 pulgadas, no me puedo concentrar bien. Yo trabajaba con un monitor de 27″ y ahora solo tengo una laptop. Así no se puede.

Se que suena bastante ridículo…será por que lo es.

Pero asi de absurdos somos los humanos…y ni modo, así de absurda soy.

Asi que esas son mis prioridades idiotas en este momento.

No quiero un iPhone X, no quiero más ropa y zapatos (thou, it would be nice), no quiero más viajes. “Quiero concentrarme en crear cosas”.

¿Será que una vez que obtenga todas estas cosas, produciré más arte… o me inventaré más excusas? I would like to know 🙂

Dirán los pesimistas, que no, que es un circulo vicioso y nunca me curaré de crear excusas absurdas.

Dirán mis yos internas, que sí, que será suficiente al menos por un rato prolongado.

Let’s see what happens!

Au revoir.

 

Anuncios
Posteado por: d3n1553 | noviembre 25, 2017

Tranquilidad

Hello again!

Para variar, esto no es un post de esos depresivos e indirectosos-directosos y semi-dramáticos que escribía a modo de terapia chafa. Hoy solo escribo por darle un poco de seguimiento al blog, ya que tenía bastante tiempo sin escribir.

A diferencia de otras temporadas donde me abrumaba el estrés y la depresión, puedo decir con mucha tranquilidad que me encuentro mejor, mucho mejor.

Hace más de un mes reuncié a mi trabjo que había tenido por más de dos años. Era un puesto donde había logrado muchas cosas, pero no había logrado que me dieran un aumento, por lo que le dije a mi entonces jefe “hasta aquí, me voy… y no solo eso, me mudo, pero quiero que sepas que no estoy renunciando por que me mudo de la ciudad, si no porque ya no quiero estar en esta empresa, espero que lo entiendas así y no de otra forma. Me voy por que no tengo razones para quedarme a trabajar aquí, no es un ambiente favorable, no es un sueldo conveniente, no he recibido ningún incentivo, así que no le veo caso a quedarme más tiempo aquí”. En el fondo de mi cabeza solo quería deshacerme de ese trabajo. Eventualmente me preguntaron que quería para quedarme, pero yo sólo quería salirme de ahí. Habían acabado con mi paciencia.

El caso es que esa dichosa mudanza no va hacerse si no hasta dentro de unos 8 meses. Dije una mentirilla blanca. Semi-blanca. En lo que firmaba mi renuncia, estaba por firmar la propuesta económica con otra empresa, un corporativo internacional que me puso una muy buena oferta para trabajar igualmente en la Ciudad de México.

Llevo unas tres semanas en esta nueva empresa, pero justamente en mi segundo día de trabajo, sucedió el dichoso terremoto de 7.1 grados richter en la Ciudad de México, donde colapsaron más de 30 edificios. La empresa, siendo un corporativo internacional dedicado a la seguridad industrial, pues se puso manos a la obra a mejorar muchos aspectos de seguridad en el edificio, mientras que se pausaron algunas actividades regulares, entre ellas, las de mi entrenamiento de inicio. Estas primeras semanas en la empresa han sido algo lentas, pero convenientemente tranquilas para mi.

Sin embargo, no quiero hablar mucho de mi trabajo y mis nuevas actividades… si no que, quiero reconocer esta etapa de mi vida en la que he encontrado tanta tranquilidad.

Después de renunciar utilicé mi finiquito para viajar al otro lado del mundo. Nunca había viajado a Europa, fue mi primer viaje trasatlantico, por lo que estaba muy nerviosa. Mi vuelo salió de Chicago, hizo escala en Londres, Finlandia y finalmente llegue a Estonia. Not your typical Eurotrip. Fue una experiencia que tuve que vivir sola. He aprendido mucho de eso.

Con tanto tiempo para experimentar la vida en solitario, pues he hecho las paces con mis pensamientos más angustantes: deudas, trabjao, casarse, la salud de tus seres queridos, aspiraciones, la vida, la muerte, etc.

Todo eso, todo, lo he pensado durante este mes. A pesar de vivir cosas que cualquiera estaría emocionadisimo de vivir al viajar a Europa, yo me la pasé divagando en mis pensamientos. Eso sonaría deprimente para muchos, pero la verdad es que creo que cualquier ser humano debería de vivir un tiempo solo, para tener oportunidad de entenderse a uno mismo. Preguntarte que te gusta, que te parece bien, que cosas estás viviendo con las que no estás de acuerdo, que pasaría si te mueres mañana, o dentro de un mes o dentro de 70 años más. O sea, dejar de vivir en la inercia de la vida y reconocer que cosas puedes cambiar y blah blah.

Antes vivía con mucha ansiedad, no veía la salida al final del camino. Estaba endeudada y no había forma de no pensar en ello. Dormía estresada, comía estresada, estaba con mi familia mientras pensaba en como carajos iba a pagar toda mi deuda. A primera vista no parecía tan mal, solo parecía una “godin” más que salía al cine, hacía el super, viajaba de vez en cuando y regresaba cada lunes a trabajar. Cada semana con más estrés.

Y no, no he liquidado mi deuda. Mi problema no está resuelto.

Pero al menos ya no soy prisionera de la ansiedad.

Se que tengo salud, se que estoy joven y se que afortunadamente soy un elemnto que esta bajo demanda en la economía actual…es decir, se que tendré trabajo durante un rato más, mientras tanto se que lo único que tengo que hacer es controlar mis emociones y dejar de gastar en pendejadas. No es que haya encontrado la solución mágica, simplemente me siento mejor. Me liberé del trabajo que ya me pesaba y viajé para distraerme un poco. Eso ayudó bastante.

Mi novio se fue a vivir a otro país y la mayoría de mis amigos están en otras ciudades, mi familia sigue lejos, por lo que mi vida se ha vuelto muy simple. Mi nuevo puesto me permite trabjar desde casa algunos días, por lo que mis gastos que se derivaban de estrés se han reducido bastante. Estoy disfrutando mucho esta simpleza.

No tengo mucho en que gastar. No tengo que invertir en ropa cara para aprentar un mayor estatus, no tengo que gastar en bares, no tengo que gastar en entretenimiento de fin de semana. Solo tengo que pagar la renta, el Internet y un poco de comida. Mi entretenimiento es Netflix prestado, Youtube y salir a caminar. A muchos les parecerá triste, pero después de haber tenido tantas cosas y tantas opciones (viví bastante bien durante algunos años, viajando cada fin de semana y comprando un montón de cosas que siempre quise), pues vivir la vida de forma sencilla suena más satisfactorio de lo que cualquiera se podría imaginar. La gracia de todo esto es no tener hijos ni mascotas que tenga que alimentar, solo tengo que hacerme responsable de mi propia supervivencia.

Esta simpleza y esta etapa de mi vida me permite re-enfocarme en lo que de verdad quiero, pero estando conciente de mi existencia, de lo bueno o malo que puede pasar. Mis mayores preocupaciones ya no son pagar deudas, si no, poder disfrutar los días que le quedan a mi existencia, de la vida que le queda a mis seres queridos. Tanto mis papás como mis suegros pues ya están pasados de los 60 años, ya tienen algunos problemas de salud, y creo que la mayor de mis preocupaciones es mejorar su vida el tiempo que pueda, pero entendiendo las limitantes de eso.

Tengo algunos proyectos a mediano plazo y eso es mi enfoque principal. Ya lo de largo plazo quien sabe como suceda, no estoy casada con ningun resultado en particular… dinero, carrera, familia, lo que sea.

Había algunas veces que había pensado en todo esto, pero regularmente ya estaba deprimida y simplemente veía todo gris y ya. Hoy no estoy deprimida ni ansiosa, por lo que puedo pensar de forma más objetiva.

Pero bueno.

Creo que le post resultó un poco más “profundo” de lo que pretendía…

El caso es que ya me alejé bastante de la adolescencia y estoy haciendo las paces con mi adultez. A mis 26 años parece que ya era hora ;).

Au revoir.

Posteado por: d3n1553 | octubre 17, 2016

Nadie está obligado a nada

Llegué a un punto en el año en el que cerré varios ciclos. Ya vivi esas cosas que estaban en el calendario desde hace mucho tiempo y evitaban que hiciera otras cosas.

Es un punto en el que tengo que empezar a plantearme metas diferentes, porque mis expectativas simplemente no se cumplieron ni tienen las condiciones para cumplirse en los próximos meses.

En muchos aspectos estoy muy feliz y satisfecha, acabo de estar con mi familia y el trabajo ha sido mucho más interesante estas últimas semanas.

Termine mi segundo diplomado, las cosas van bien desde esa perspectiva. De verdad estoy feliz con casi todas las partes de mi vida.

Pero por otro lado, seré sincera: me estoy hartando.

La convivencia doméstica es bastante amarga.

Por más que ames a una persona…si esa persona se la pasa arruinandote los buenos momentos, forzando sus opiniones y decisiones en cosas que son de ambos, criticandote duramente por los mismos errores que esa persona también comete. Y no hay compromiso, no hay promesa alguna de que algo mejore.

Por más que ames a esa persona…si ya no te sientes agusto conviviendo con esa persona me parece que lo mejor es madurar, aguantarse, y ser feliz por otro lado.

No significa que dejes de amar a esa persona.

 

 

 

 

Posteado por: d3n1553 | julio 20, 2016

Random

Me gustaria alguna vez entrar en tu mente y saber que estás pensando. Para mi eres un libro cerrado. No se lo que es verdad, tenemos versiones distintas de todo.

Quizás no sea tan complicado como me lo imagino, pero necesito a alguien que me comparta un poco más de lo que verdaderamente quiere hacer. Mis planes son muy claros.

Posteado por: d3n1553 | marzo 18, 2016

Fly away, fly away…

Don’t hesitate, fly away.

No se si estoy a punto de entrar en un espiral de tristeza (eso suena medio ridículo, pero ¿de que otra forma le digo? donde un pensamiento triste e idiota le sigue a otro peor. Quizás sean las hormonas, might be that time of the month.

¡Pero demonios! es inevitable ponerme a reflexionar de cosas “importantes” para mi futuro….

Advierto que este es otro de esos posts aburridos de mis emociones y pensamientos tal como van pasando por mi hueca cabeza, hago preguntas y me las autorespondo, así que pueden o no tener sentido. Es usted, el que está leyendo esto, libre de irse a ver gatitos a 9gag o si lo prefiere, continuar morboseando mi vida personal. Advertido está usted.

Ya…el tema de ESA relación. We are still together.

2 años viviendo juntos.

Muchos, muchos más años de relación.

¿Qué queda de eso?

Han sido extraños estos últimos meses. Hemos crecido, hemos madurado y comprendido que la vida no siempre va a ser bonita, no va a ser como a nosotros se nos antoje. Ambos nos hemos vuelto workaholics. No tenemos vida fuera del trabajo.

Y últimamente la comunicación entre nosotros se ha cortado, el tiene sus broncas y yo, la verdad soy demasiado simple: soy un libro abierto.

Y esa diferencia en nuestra configuración de privacidad me crispa los nervios.

Ya no le puedo preguntar ¿qué hiciste, cómo te fue? y no es que no me responda, si no que la respuesta es demasiado simplona y superficial. Ya no se que quiere ni que espera, PERO yo tampoco ya no soy una mocosa inquisitiva.

¿Está mal que me empiece a “dar igual”? Si no me quieres decir, yo no te voy a obligar.

Ya estamos grandecitos para eso ¿no? no sé.

Luego…la gente a nuestro alrededor, como nos ven tan unidos siempre, creen que lo que sigue es casarnos. Yo también creía lo mismo…pero yo no puedo obligarlo a nada si él simplemente no quiere. Ya la idea simplemente salió de mi cabeza y ahora mis intereses francamente son otros.

Aunque no me gustaría perder la ilusión.

Pero caray…ésta convivencia ya no está padre.

¿Quiero vivir el resto de mi vida así, con ésta persona cortante y mandona?

¿Dónde quedó la ilusión y la expectativa, la maravilla de vivir juntos y todo el bullshit de una relación? Sólo hablamos de trabajo, dinero y que hacer el fin de semana para desaburrirnos de nuestra existencia.

Y de repente que tenemos esos momentos a solas…y se siente bien. Cada quien por su lado.

No se si ya agotamos nuestro tiempo juntos.

No se que sigue. I’m lost.

 

 

 

Posteado por: d3n1553 | enero 11, 2016

De maravilla

A pesar de mis preocupaciones financieras, creo que veo la luz al final del camino…mis deudas siguen ahi, pero me siento bien, siento que las cosas van a salir bien.

Empecé el año de maravilla, espero mantener el orden en mi vida y en mis finanzas…

Posteado por: d3n1553 | diciembre 14, 2015

Sin progreso aparente

Se acabó el año.

Y en resumen…puedo decir que no cumplí mis objetivos del año.

Aquellos que escribí a principio de año y volví a escribir a mitad del mismo para no perder el camino.

Había hecho mi planeación financiera y la meta era “salir del año sin deuda y con al menos 2 mil pesitos de balance positivo”.

No sucedió :(.

A pesar de que me cambié de trabajo, de que gano un 40% más, no lo logré.

Estoy “hasta las manitas”, estoy harta, desmotivada, preocupada. Se que saldré con el tiempo, pero viendo mi planeación financiera para el próximo año, la verdad a duras penas saldré del hoyo.

¿Donde estuvo el error?

Incontables Starbucks e incontables viajes en Uber. Mi excusa era mi nuevo trabajo. Las nuevas salidas tarde, la nueva hartancia matutina que requiere un venti cappuccino deslactosado light.

Con la motivación que me dió mi nuevo empleo también continué mis proyectos personales y la verdad gaste bastante en hosting y dominios, aunque nunca me arrepiento de ello…pero si fue bastante, más de lo que debería para una persona en mi situación.

Obviamente, no faltaron las salidas innecesarias a restaurantes, la ropa de trabajo nueva, los zapatos nuevos, la bolsa, los nuevos aditamentos para mi depa, el cine VIP.

Fue un año lleno de indulgencias, totalmente irresponsable.

Sumándole además, los intereses.

Un año más sin mi Cintiq.

Au revoir.

 

 

 

 

Older Posts »

Categorías